Todas las noticias

Un estudio británico recomienda detener la caza de becadas en UK después de un período de 4 días de frío intenso.

El estudio, realizado por Game & Wildlife Conservation Trust, examinó durante 6 años las reservas de energía de más de 1800 aves, cruzando los datos con la información climática local. Si las becadas permanecieran en el mismo lugar, el promedio de ayuno que las aves podrían sobrevivir es de seis días.

Las becadas son aves migratorias que viajan desde sus áreas de reproducción en Escandinavia, Finlandia y Rusia a climas más cálidos en el sur y el oeste de Europa para el invierno. Muchas aves pasan el invierno en Gran Bretaña. Las becadas se cazan en toda Europa, y la mayoría en Francia, Italia, Gran Bretaña, Irlanda y España. En lo que se refiere a su conservación, se clasifican como de "menor riesgo" a nivel europeo, pero en algunas áreas, incluyendo Gran Bretaña y Suiza, el número de reproductores ha disminuido, y en el Reino Unido se agregaron recientemente a la Lista Roja para aves protegidas.

La becada acumula reservas de grasa para almacenar energía para el invierno, lo que les ayuda a mantenerse calientes y las mantiene durante períodos de escasez para evitar el hambre. Se alimenta explorando el suelo con su pico en busca de comida, que consiste principalmente en lombrices de tierra , miriápodos y otros insectos, larvas y arañas. Esta técnica de alimentación significa que el suelo debe ser suave para que puedan alimentarse. Las condiciones de congelación significan que la alimentación se vuelve más difícil y puede ser imposible si el suelo está congelado todo el día.

Becada en invierno

Los científicos de GWCT analizaron las reservas de energía de 1,910 becadas entre 2010 y 2016. 221 de ellas fueron aves que se habían disparado y nos fueron enviadas para su análisis, que se pesaron y se midieron. La grasa abdominal e intestinal se diseccionó y pesó, así como los músculos pectorales.  Las otras 1,689 aves fueron capturadas en vivo por la noche, mediante la técnica de deslumbramiento. Fueron fechados, pesados se midió la longitud de sus alas y se les equipó con un anillo identificativo para las piernas. Estos dos conjuntos de información se utilizaron para calcular las reservas de energía para las aves. Luego se usó para estimar cuánto tiempo podría ayunar un ave o cuán lejos podría volar para escapar del clima frío.

Morir de inanición en una semana. 

Otro aspecto de este estudio fue observar las condiciones climáticas locales (desde estaciones meteorológicas a menos de 15 kilómetros), donde se registraron las temperaturas nocturnas y la brisa del viento de la semana anterior a la captura o disparo de cada ave. Esta información se usó para observar cómo las condiciones climáticas afectaron el peso de las aves y las reservas de energía.

Se realizó un examen más detallado del efecto de la temperatura al observar los períodos de frío, cuando la temperatura diaria mínima estaba por debajo de 0 ° C en el sitio de captura y anillado. La información se registró para las aves estudiadas durante los cinco días anteriores, durante y los cinco días posteriores a la ola de frío.  

Aunque las becadas pueden regular sus reservas de energía de manera rápida y eficiente cuando el suelo no está congelado, los resultados de este estudio muestran que, cuando se establecen las condiciones de congelación, pueden morir de hambre en una semana. 

Dejar de cazar becadas a los 4 días en lugar de 7

Cuando llegan los períodos de frío, muchas aves migratorias se mueven más al sur y al oeste, y a veces se las ve salir en los meses de invierno. Sin embargo, las becadas residentes que permanecen en el Reino Unido durante todo el año no se van a zonas más cálidas y, por lo tanto, pueden verse más afectadas si la caza continúa durante o inmediatamente después de los períodos de frío.  

La población residente está disminuyendo en Gran Bretaña y para reducir el efecto combinado del clima frío y la caza en las becadas, se debe restringir la caza de la especie  antes de que se agoten las reservas de energía, y este estudio sugiere que la caza de las becas debería detenerse después de cuatro días de heladas (con suelos continuamente congelado) en sitios del interior, que sufren condiciones climáticas más duras que los más próximos a la costa.

 

Fuente del artículo: Game & Wildlife conservation Trust

Becada eurasiática

Noticias relacionadas